martes, 29 de diciembre de 2009

UN NUEVO AÑO, NUEVOS RETOS: la construcción de la mente virtual

Culmina el año 2009. Entramos a la primera década del siglo XXI, época de incesantes cambios tecnológicos, que de una u otra manera influyen en el quehacer educativo. Las formas y el estilo de aprendizaje del siglo XX van quedando rezagados para dar paso a nuevas tendencias en el ámbito educativo.

Ya no es suficiente conocer las tecnologías y sus funciones, ni tampoco tener nociones de las redes sociales y participando en ellas, sino utilizarlas para mejorar el desempeño de la labor pedagógica, interactuando con los estudiantes. El doctor en Psicología y profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, Carles Monereo sostiene y manifiesta interesantes propuestas a partir de los cambios tecnológicos, la expansión de la informática y la democratización de las redes virtuales, la web e Internet, vienen construyendo una nueva manera de pensar. De esa forma estos cambios, influyen en las relaciones sociales, en el aprendizaje y como nos vamos acercando a la construcción de la mente virtual.

Nos da una aproximación a las características entre los llamados nativos digitales, aquellos que nacieron con el boom de las nuevas tecnologías y la informática, que serían los nacidos con la computadora, que además crecieron conociendo las TICs. Y los llamados inmigrantes digitales, quienes utilizamos la tecnología en todas sus variantes, la conocemos, pero nacimos y crecimos sin ellas.

Esas diferencias, originan cambios también en la forma de cómo se desarrollan los aprendizajes, mientras los educadores de la generación de 30 años a más, conocemos y tenemos nociones de cómo usar las aplicaciones de las tecnologías como parte de nuestras vidas y de la forma de relacionarnos, para nuestros alumnos los ya conocidos nativos digitales, no solo es parte de su vida, sino que es “su vida”, están conectados a Internet no solamente desde una PC sino ahora con los celulares (móviles) con lo último en tecnología de punta.

Estas nuevas formas de comunicarnos con los demás determinan los modos en que nos comunicamos con nosotros mismos y nuestra manera de pensar. Al comunicarnos por tecnologías e Internet, esto hace que se construya una mente algo distinta a la que estaba vigente y que llamamos mente virtual.
Antes de la escritura había una mente oral, que era mnemotécnica; con la escritura hubo una mente gramatical, donde se pensaba de acuerdo a la sintaxis; ahora, con los nuevos medios, algunos psicólogos postulan que esta generación tendrá una mente distinta, una mente virtual, y, por tanto, otras formas de aprender. Ahora estamos en los albores de esto. Será la tercera revolución de la mente a la que asistiremos los humanos.

A los cambios tecnológicos que se vienen con fuerza, considera que no es mejor ni peor que antes, sino que simplemente es. Del mismo modo, avizora que con el tiempo la ortografía va a desaparecer. Sobre el libro dice que hasta ahora no han sido sustituidos por la computadora, aunque ya están apareciendo los libros electrónicos.

Agrega el especialista, Internet significa otras formas de relacionarse, de aprender, de enseñar. E incluso hay programas que te permiten recrear tu identidad y ser otra persona, pero no una falsa sino una que funciona en Internet, que es una nueva manera de ser. La gente joven ahora gana su reputación en Internet, pero los inmigrantes tenemos una reputación ya hecha que trasmitimos por un blog. Y considera que si se puede ayudar a los nativos digitales, nuestros alumnos, pues nosotros, los profesores inmigrantes digitales dominamos conceptos y manejamos pensamiento crítico.
Algo más:
El ordenador es una máquina mediante la cual pensamos, y que modifica nuestro modo de pensar, lo que no significa que el hombre común se abalanzará sobre el ordenador personal abandonando el tele-ver. Así como la radio no ha sido anulada por el televisor, no hay razón para suponer que la televisión será anulada por Internet. Ya que estos instrumentos ofrecen productos diferentes, está claro que pueden estar al lado el uno del otro. (...)
Por tanto, en la medida en que Internet es una diversión, un entretenimiento, la televisión resultará vencedora entre los “perezosos” o las personas cansadas que prefieran el acto de mirar, mientras que Internet triunfará entre los “activos”, los que quieran dialogar y buscar.
“El problema es si Internet producirá o no un crecimiento cultural. En teoría debería ser así, pues el que busca conocimiento en Internet, lo encuentra. La cuestión es qué número de personas utilizarán Internet como instrumento de conocimiento”.

(Giovanni Sartori. “Homo Videns. La sociedad teledirigida”. Editorial Taurus.)

El siguiente vídeo presenta lo que sería el Libro del futuro:


1 comentario:

Alexander Moisés dijo...

Es un tema muy interesante, creo que los bibliotecarios también podemos aportar para lograr la inserción digital de toda nuestra población, solo así podríamos hablar en términos reales de una sociedad democrática con igualdad de oportunidades para todos.
Felicitaciones por su blog.

Saludos, Alex Mendoza